No existen palabras para definir las sensaciones del windsurf.  
Preferencias

Connect again :
Tu nombre de usuario :
tu clave


  2804580 visitantes
  29 visitantes online

  Count of members 1821 members
Conectado :
(nadie)
Snif !!!
Contador

 2804580 visitantes

 29 visitantes online

Windsurf
Buscar en 20nudos
Buscar en 20nudos
De entrada, vale la pena resaltar que hasta última hora no nos decidimos a viajar a Gran Canaria debido a las malas previsiones que nos ofrecían los principales servicios meteorológicos. Con el vuelo pagado desde hacía semanas el nerviosismo se iba apoderando de todos. Al final, ¡que demonios, nos vamos! Son 4 días de vacaciones, con permiso en el trabajo y en casa: ¿que mas necesitamos?

El primer día toca el gran madrugón. A las 5:00 para salir en coche hacia Madrid, donde cogemos un vuelo a la isla para llegar poco antes de las 14:00 y alqular 2 coches para movernos por la isla. Llegamos a Pozo Izquierdo y, lógicamente, nos vamos directos a la playa para ver que no hay mucho viento, como ya esperabamos. Dejamos equipajes en el apartamento, recogemos material que Marcos Pérez le ha dejado a Manolo y vamos a las tiendas de alquiler a por el resto; pero están cerradas, así que lo mejor es aprovechar para ir a comer mientras vemos como algunos están navegando con velas de 5.5 o mas. Al acabar, recogemos material reservado desde Valencia, no sin antes cabrearnos con una de las tiendas por no tener lo que se había solicitado; Jose Antonio Rodríguez tendría que navegar esa tarde con tabla de 110 litros y vela 4.7 mientras los demas sacabamos tablas alrededor de los 80 litros y velas de 5.3 o 5.5 para una primera toma de contacto. Al principio de la tarde apenas eramos 12 o 15 en el agua, pero conforme trascurre la tarde el número fue aumentando, a la vez que el viento subía ligeramente, avisando de lo que nos esperaba al día siguiente. Los largos se suceden con altibajos en el viento; las olas aparecen, sobre todo en Las Salinas, donde la fuerza sur levanta paredes de palo y a las que pocos se dirigen debido a la poca escapatoria que ofrecen (Jose Antonio ya rompió un mástil en ellas en su última visita); los saltos hacen su aparición y los forwards empiezan a ser algo habitual, incluso Jose Antonio se lanza con los 110 litros en los pies (ole sus huevos), asi como los volcanos de Rafa Arnal, que aprovecha la mínima ocasión. Tras la retirada y devolución del material, una ducha y a Las Palmas en busca de la cena que reponga las fuerzas perdidas, acabando, a pesar nuestro, en un centro comercial. Risas en la cena y muchas mas al tomar una copa después (los detalles son secreto de sumario).

El segundo día amanece con mas viento, como era de esperar, y en el desayuno ya aparecen los primeros nervios comentando que vela escoger. Las elegidas oscilaron entre 4.0 y 4.5 con tablas de 73 a 81 litros, si mal no recuerdo. Esto ya es otra cosa: el mar se ve repleto de borregos y el viento se muestra generoso. A primera hora Nacho recoge a Jero en el aeropuerto; ya estamos todos, montamos y al agua. Tras un par de horas o algo mas, paramos para reponer fuerzas comiendo a escasos metros; es fantástico saber que hay viento durante horas y horas y que dentro de un rato volveremos al agua durante algo mas de 2 horas, recogiendo cuando el sol ya está mostrando sus últimos rayos. Tras la pertinente ducha de nuevo nos escapamos a Las Palmas en busca de una cena típica del lugar. Algunos a dormir y otros de fiesta... de repente Jero recuerda que llegaba Javi y compañía desde Tenerife y que nos estaría buscando.

El tercer día nos encontramos con viento todavía mas fuerte. Mientras desayunamos ya hay algunos madrugadores en el agua evitando la masificación que mas tarde tendremos. Condiciones idénticas al día anterior nos permiten disfrutar mas, si cabe, de la playa de Pozo, sin demasiado tráfico debido a que los pros habituales se han marchado a la prueba de Guincho (Portugal).
Cabe destacar como "incidente" la rotura del "silent-block" que sufrió Rafa Arnal, que pasó desapercibida hasta que me encontré una vela a la deriva sin tabla ni navegante alrededor. Al final todo quedó en un ligero susto, mas para los ajenos que para el protagonista.
Ya no recuerdo si fué este día cuando Manolo desenfundó la cámara, pero sea como fuere, no perdió la oportunidad de inmortalizar nuestro paso por las aguas Pozo y su espacio aereo, sin olvidar los cantos de la orilla...

La última jornada sirvió para apurar y aprovechar la mañana, antes de despedirnos del lugar, y retomar el camino de vuelta a casa con la intención de volver pronto.



fecha de creacion : 24.04.2007 @ 12:05
Ultima actualizacion : 24.04.2007 @ 12:17
Categoria : - Viajes
Pagina leida 6018 veces


Respuestas a este articulo

Nadie ha comentado todavia.
Se el primero en hacerlo!

Boletin de noticias
Para recibir noticias acerca de este sitio web, podrias suscribirte al Boletin de noticias.
Captcha reload
copy the code :
1817 Suscriptores
Pie
El propietario de la web no se hace responsable de los comentarios de los usuarios.
www.20nudos.com ¡Combate el spam! Haz click aquí!